Home |  Sueno |  Preguntas sobre el tema de "dormir bien" | 

Preguntas sobre el tema de "dormir bien"

Cuestiones relativas al sueño. Aquí encontrarán toda clase de curiosidad, las sugerencias y las respuestas a cuestiones relativas al buen sueño.
El sueño y el biorritmo
Problemas de sueño
Perder sobre un colchón de agua
Los sueños
Los factores determinativos de un buen sueño
¿Qué son las consecuencias de un mal sueño?
¿Qué puedo hacer para mejorar mis costumbres de sueño?
Cantidad necesaria
¿El sueño es igual para todo el mundo?
El sueño y la diferencia horaria
Un buen sueño aumenta la esperanza de vida
¿hay más personas que duermen mal?
La somnolencia y el trabajo enviado de noche.
Los efectos benéficos de los contactos sexuales
La utilización de somníferos
Causas de los problemas el dormir
El ritmo de sueño
El ritual de sueño
La deuda de sueño
Consejos para un buen sueño
El insomnio
¿El ronquido es innato?
El sueño en una cama húmeda
Mujeres sufren más a menudo de un mal sueño que los hombres.
¿Por qué dormir?
El sueño en el momento del embarazo
La falta de sueño hace crecer
Las causas de los problemas de sueño

Problemas de sueño

1.Todo el mundo es diferente... y duerme diferentemente

Según las estimaciones, una persona sobre tres sufre de problemas de sueño. Generlmente son temporales o son la consecuencia de algún acontecimiento especial. Pero a veces pueden indicar un problema más serio.

cansancio

Empezamos por refutar el mito de que cada uno necesita 8 horas de sueño para poder calificarlo un buen descanso nocturno. No puede ser más lejos de la verdad. Estudios del sueño han demostrado que la necesidad de sueño difiere de una persona a otra y varia entre 4 y 11 horas por noche. Un 10% de la población basta con 6,5 horas por noche, y un 15% necesita más de 9 horas de sueño. Generalmente los niños necesitan más mientras que los mayores pueden con unas horas menos. También factores geográficos pueden influir. Así se duerme un poco más en las montañas y un poco menos en la costa.

2. Problemas de sueño son a veces inocentes pero a veces constituyen un verdadero problema

Todo el mundo ya sufrió de dificultades para dormirse, de un mal sueño o de dificultades para levantarse. Un acontecimiento inusual o doloroso durante el día -un fallecimiento, un conflicto, un contratiempo o un hecho divertido-,  el estrrés, una comida demasiado pesada justo antes de acostarse o un estómago vacío pueden ser la causa. Algunas mujeres duermen menos bien en el momento de su menstruación. Un largo viaje en avión que perturba nuestro reloj biológico puede también implicar problemas de sueño.

Este tipo de problemas de sueño desaparecerá generalmente después de algunos días cuando se olvidó del motivo o cuando éste ya no tiene importancia. Así ya no se debe preocupar. Al contrario, él que se preocupa demasiado y que se irrita por este problema de sueño, corre el riesgo de empeorar todo.

Hablamos de insomnio cuando  una persona prueba durante varias noches (más de 3 semanas) sin razón clara dificultades en dormirse o se despierta regularmente durante la noche y cuando estos problemas se reflejan durante el día (cansancio e irritación, problemas de concentración, dolor de cabeza, etc.). En estos casos es recomendable consultar un médico y eventualmente sufrir un examen en un laboratorio del sueño especializado.

Factores externos pueden también causar problemas de sueño crónicos. Un factor muy lógico pero a menudo descuidado es el ambiente en el cual se duerme. Problemas de sueño de varios años pueden solucionarse al comprar un buen sistema para dormir.

3. Las causas de los problemas de sueño

  • El insomnio no es una ' enfermedad ' en sí sino, como la fiebre, es más bien un síntoma indicando un problema. Algunas enfermedades como, por ejemplo, la diabetes, el asma o otros problemas de respiración, la arritmia, el reumatismo, etc. pueden implicar el insomnio. El insomnio puede también indicar un problema psicológico como, por ejemplo, una depresión. En todos estos casos es inútil combatir el problema de sueño propio, en cambio es importante tratar la causa subyacente.
  • El síndrome de las piernas sin descanso (restless leg syndrome) puede también causar el insomnio: apenas en la cama es atormentado por sensaciones de picor desagradables de modo que ya no puede acostarse sin mover de manera excesiva. Hasta un 5% de la población parece sufrir de este síndrome y generalmente son personas mayores y mujeres embarazadas que sufren. La causa precisa es todavía desconocida pero hay medicamentos que permiten controlar el síndrome.
  • Hay también algunos medicamentos (como algunos antidepresores, medicamentos contra la fiebre del heno o contra la hipertensión, etc), bebidas estimulantes como el café, el cola y el alcohol que pueden implicar problemas de sueño.
  • Por último, el trabajo de noche y el trabajo en equipo o otras condiciones que perturban constantemente nuestro reloj biológico pueden causar el insomnio crónico.

Es decir, el insomnio puede ser generado por causas médicas, personales o medioambientales.

4. ¿Cuáles son las características de una cama o de un colchón sanos?

Para un buen descanso nocturno y para una relajación del cuerpo y de los músculos, es indispensable que el cuerpo esté llevado equilibradamente en una posición que apoya las curvas naturales de la espalda. Dormir de lado es generalmente considerado como la posición ideal ya que de esta manera la columna vertebral se mantiene derecha. Cuando se duerme boca arriba, es importante que se apoya el cuerpo de tal manera que se guarda la curva-S  natural. La dureza del colchón determina la presión probada por el occiput, los hombres, la región lumbar y sobre todo por el pelvis y los talones durante el sueño.

Un colchón demasiado duro puede sobrecargar estos puntos, de modo que tiene que cambiar constantemente de posición. Esto afecta tanto a las personas delgadas como a las  personas pequeñas y corpulentas. Una persona delgada no tiene bastante tejido subcutáneo para remediar la presión entre el colchón y los huesos, mientras que el colchón de una persona obesa es incapaz de apoyar bien todo el peso. Es indispensable que un colchón sostenga el cuerpo durante el sueño. Debe ofrecer una elasticidad permanente para apoyar el cuerpo y distribuir la presión. Además, debe ser capaz de absorber y evacuar la transpiración.

Para la fabricación de muchos colchones se emplea actualmente materias sintéticas como la gomaespuma y la espuma poliéter. Algunos colchones de muelles están formados por varias materias. Antes, el kapok, una vaina elástica del ceiba servía generalmente de relleno de colchón. 

La distribución equilibrada de la presión del peso corporal sobre la superficie corporal se alcanza cuando se duerme por ejemplo sobre materias granulosas o líquidas como la paja o la arena. Estos granos pueden moverse libremente de modo que el cuerpo sea apoyado igualmente. Lo mismo vale para los colchones de agua. El agua es aún más capaz de adaptarse al cuerpo.

Hay colchones de fabricación suaves o duras. Antes de comprar un colchón es  importante en primer lugar probar la capacidad elástica del colchón. Cuanto más los hombros y el pelvis se hunden más el colchón es capaz de tener derecha la columna vertebral en una posición de lado y de apoyar la curva- S en una posición boca arriba. Un colchón demasiado blando  hunde demasiado al cuerpo lo que puede causar dolor de espalda. También un colchón demasiado duro puede  causar problemas puesto que no sostiene bastante la región lumbral. El colchón duro puede por otro lado causar una sobrepresión en algunos puntos sensibles lo que aporta molestias.

La mayoría de la gente duerme de lado. Una superficie demasiado dura o demasiado blanda curva considerablemente la columna vertebral lo que provoca unas fuerzas de tracción y de empuje que pueden tener una influencia perjudicial.

Colchones de agua y sobre todo los colchones de agua que ofrecen un apoyo suplementario al pelvis o un diseño con 5 zonas como el 4D parecen sobresalir en cuanto al apoyo de la columna vertebral y en cuanto a la distribución del peso. Tanto en posición de lado como en posición boca arriba tienen un efecto beneficioso sobre la columna vertebral y no hay ningún otro sistema con una presión máxima tan baja. Además, un colchón de agua es, gracias a su calor, capaz de impedir problemas de sueño debidos a dolores en las articulaciones o en los músculos.